Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

No se contentan las palabras con ser pie de foto, título o texto, quieren formar parte de la propia estructura de la foto, de sus píxeles y metadatos.

Las palabras están tomando el control, asaltan a las imágenes, se esconden tras ellas, desvelan sus secretos, desafían el dominio visual, quieren acabar con la era oculista a la que llevamos tiempo rindiendo culto. Han cogido la mano de la fotografía, pero lejos de lo que a primer vistazo pareciera, no quieren marcarse un pulso, sino integrarse en su mismo cuerpo, habitarlo, o en el orden opuesto si se prefiere, las imágenes están siendo compuestas por palabras.

Todo empezó un día, o tal vez sucedió en repetidas ocasiones antes de darme cuenta que, las imágenes compartidas en Facebook cuando todavía no se han cargado del todo dejan al descubierto unas palabras. Sucede durante unas décimas de segundo, para el ojo es tan solo un fugaz parpadeo. Palabras que, como si la imagen fuese un telón encallado, al no bajar a tiempo las deja al descubierto. Expuestas sin que esa sea la pretensión, un error que permite ver lo que las imágenes esconden, palabras.

¿Qué hacen ahí? ¿Serán mensajes ocultos como los de la esteganografía o los subliminales?.

Algunas veces tarda más tiempo en aparecer la imagen, lo que te permite poder leer lo que en ellas hay escrito; “La imagen puede contener: una o dos personas, sonriendo”, dice. La imagen puede contener, dos puntos, seguido de sustantivos, verbos y adjetivos que describen el contenido de la imagen.

En un primer momento me pareció leer lo que podría ser el nombre con el que la imagen había sido guardada, pero fijándome y comparando imágenes comprobé que todas seguían la misma estructura: “La imagen puede contener…” Asumiendo que el espacio en el que todo ello estaba sucediendo no deja de ser lugar de privacidad 0 en el que todo dato es vendido al mejor postor, material para el comercio, las investigaciones y las persecuciones…. Activé mis gafas de conspiranoia y me puse a buscar más imágenes que se encallaran y permitieran ver su contenido narrativo, y por algún motivo eso solo sucedía cuando estaba en el servidor, Mozilla Firefox. Me fijé en qué describían, cómo lo hacían y qué eludian.

¡Ahá!, barbas… a este automatizado identificador de algoritmos le gustan las barbas. No habla nunca del color de pelo, ni de su longitud o corte, o si directamente no tiene pelo. Sin embargo, le parece relevante decir que la persona lleva barba. Me sentía un poco como si estuviera jugando a “Buscando a Wally” o en una especie de “Quién es quién” digital. Recuerdo que siempre se empezaba por preguntas amplias en las que más personajes coincidía esa característica y a medida que ibas descartando ibas entrando en detalles; “¿lleva gafas?, ¿tiene barba?” generalmente uno empezaba diciendo, “¿es mujer?”.  Me sorprendió, supongo que para bien, comprobar que no distinguía género, ni raza, ni tampoco edad o clase, pero si se empeñaba en señalar si la persona tenía barba. Qué raro…

Por otro lado, siempre señalaba si alguien salía sonriendo, pero ignoraba los casos en los que las personas salían en cualquier otro estado anímico. Pensé: bueno, es que en las redes sociales lo que más abunda es el happy face, pero lo de las cuestiones de etiqueta por rasgo compartido por la mayoría no correspondía, y tampoco entendía muy bien su lógica; ¿qué es lo que buscas señor Internet con todas estas descripciones? ¡¿por qué le interesa identificar si alguien sale calzado?! ignora si alguien sale desnudo, en smoking o en uniforme, sin embargo se ha tomado la molestia de reconocer si alguien lleva o no calzado. Son bien conocidas las censuras que hace Facebook sobre los cuerpos desnudos en su página, así que no nombrar que alguien sale desnudo parece una censura en sí misma, si no lo nombras no existe. Estábamos dejando el “¿Quién es quién? y “Buscando a Wally” para acercarnos a un “veo veo qué ves una cosita qué cosita es.”

Veo, veo…

¡Ahá!, ¡Eureka! Estos textos automáticos son descripciones visuales para los invidentes. Las palabras estaban abriendo paso, ampliando el radio de acción de las imágenes. En una era digital en la que toda interacción o prácticamente toda interacción se lleva a cabo mediante imágenes: Pics, tips, gifs, memes, eventos… y muchas veces compartidas a pelo, sin ninguna frase descriptiva que cuente el chiste o la hora y lugar del encuentro… los invidentes se quedan excluidos, en los márgenes en blanco, donde nada sucede y nada ocurre. ¿Serían estas austeras y filtradas descripciones un intento de introducir a los invidentes en el mundo visual?

Automatic Alternative Text

Facebook lleva un tiempo trabajando en esta app AAT (Automatic Alternative Text) todo apunta a que este mismo año ya estará lista para ser utilizada, con 100 palabras registradas en los metadatos de las imágenes, los invidentes podrán tener una idea aproximativa del contenido de la imagen que sus facebook-amigos acaban de compartir. Si bien todavía no podrán saber si la imagen contiene un beso, si sale su amigo con el uniforme de enfermero, o exáctamente lo que se ha escrito en la imagen- evento que se ha colgado podrán tener un par de pistas más de lo que se ha compartido más allá de lo que hasta ahora sabían: qué tal persona había compartido una imagen. Una imagen que para ellos sería un gran interrogante. Ahora al menos sabrán si en ella hay persona, niño/a, bebé, mesa, bebida, comida, barco, coche, avión. Si es un exterior o un interior, si es de noche, si está nadando, bailando, tocando un instrumento o fumando. Si está sentado o de pie, si lleva gafas, si son de sol, si lleva sombrero, si sonríe o ríe. Si hay fuego, agua, playa, océano, montaña, naturaleza, plantas, flor, árbol, cielo, nubes, pájaros, caballos, gatos o perros. Si están en una boda o en un escenario. Si es un dibujo, un texto, un selfie o directamente no reconoce lo que hay en la imágen. Pero yo me sigo preguntando por qué entre todos esos datos han decidido incluir las barbas y los calzados y no otra información.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Nerea Arrojería

Palafrugell, 1989) Nos meus anos de estudo de fotografia desenvolvi um interesse apaixonado por seus usos e idiomas. Mais tarde, especializei-me em críticas ao Mestrado em Análise e Gestão da Arte Contemporânea. Atualmente, estou estudando o diploma de História da Arte, e eu sou o editor-chefe da plataforma fotográfica Elpulpo. O meu trabalho centra-se principalmente na escrita e pesquisa da imagem, especificamente, fotográfica.