Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Los miedos y las preocupaciones que despertaron la tecnología en otrora sobre quedarnos sin privacidad parecen haberse quedado en los relatos distópicos de libros y películas de ciencia ficción. Hoy, asumimos con gusto ser públicos, descartamos la privacidad en pro a unos beneficios individuales y momentáneos; comodidad, información, diversión y socialización.  Aquello que para nuestros abuelos pertenecía a la intimidad de nuestra mente o nuestra gente más cercana ahora es compartido en el espacio público que es Internet.

Esta infinita y mutable marea de datos está ahí, al alcance de todos, y como siempre el grado de beneficio o peligrosidad dependerá del usuario. Todo relato tiene su cara menos amable, usos no deseados, intereses de mercado, saqueadores de casas, políticas opresivas, groomings al acecho… así como equipos policiales que rastrean a criminales, empresas que se buscan perfiles determinados de empleados, activistas hackers… Y como no, también el arte toma partida, dialogando con los datos, reciclando, hilvanando… muchos de ellos responden a una voluntad de poner foco en la difusa masa de información, así como de tratar de fijar un punto, detener un momento del flujo cambiante.

Hablamos con Nate Larson en relación a su trabajo con Marni Shindelman, ‘Geolocation’. En el que recopilan tweets y a través de su geolocalización toman una fotografía del lugar en donde fueron publicados esos menos de 140 caracteres.

NA- En ‘Geolocation’ se percibe un interés por la información publicada en Internet. Háblanos de esa relación.

NL- Nuestra atención está focalizada en la información personal que está públicamente disponible y es mostrada de buen grado por el usuario de origen. Escuchamos la forma en que esta información se desarrolla en la esfera pública y hacemos fotografías que memoricen esos fragmentos fugaces de datos digitales. Pensamos en la línea de tiempo de Twitter como un río, nunca es el mismo dos veces. Y nuestro trabajo conserva un momento dentro de ese flujo de datos.

NA- Este proyecto al mismo tiempo, refleja cuán de fácil somos de geolocalizables, pero a diferencia de las cuestiones que suelen salpicar este hecho, vosotros dos mostráis su poética.

NL- Estamos interesados ​​en todas las diferentes maneras en que la gente pone la información en el mundo. Nuestro proyecto comenzó hace unos ocho años cuando Twitter tenía unos 5 millones de Tweets al día y ahora sin embargo, recibe unos 500 millones por día. Hay mucha información digital flotando, nosotros estamos interesados ​​en preservar un pequeño fragmento de él y volverlo a conectar al lugar de donde vino.

La primera fotografía que tomamos fue hace tres años en el centro de Chicago, justo cuando la crisis financiera se estaba poniendo muy mal en Estados Unidos. En ese momento, este Tweet en particular fue enviado por alguien que aparentemente había perdido su trabajo en un banco de inversión. Cuando estuvimos en la base de ese banco de inversión, realmente nos conectó y nos dejó claro lo que es ser parte de esa tragedia o evento. Nos hizo pensar mucho acerca de cómo las personas se relacionan entre sí de esta forma. En lugar de ir a un bar y llorar con amigos cercanos, lo estás publicando en Twitter donde cualquiera puede acceder a esta información. Esto apunta a un gran cambio sobre cómo las personas se relacionan entre sí en este época.

Creemos que los medios de comunicación social han cambiado la forma en que nos relacionamos entre sí y es sorprendente ser capaz de mantener, en un leve nivel, contacto con una amplia gama de personas de todas las etapas de nuestra vida. El escritor de NY Times y Wired, Clive Thompson, llaman a esto “conciencia ambiental”, lo que sugiere que tenemos un sexto sentido tecnológico para conocer las mentes de otras personas. Si te veo en la calle y acabas de publicar en tu muro de Twitter que has ganado un importante premio de escritura, podemos saltar un paso en la conversación y concentrarnos en las últimas noticias sin perdernos en la charla.

Por otro lado, hay muchos estudios sociológicos y periodísticos que sugieren que aunque estamos más conectados que nunca, se reportan mayores sentimientos de soledad. El primer tweet que fotografiamos para el proyecto fue un comentario irónico sobre la pérdida de un trabajo. Es asombroso pensar en la gente que pone esa información de manera pública, en lugar de limitarla a unos pocos amigos cercanos. También ponemos más información personal que nunca y tenemos graves problemas de privacidad, ¿quién está utilizando esos datos y con qué propósito? Las empresas que tratan de favorecer el mercado, así como  informes de delincuencia que determinan la ubicación de los criminales a través de los medios de comunicación social. El potencial es ilimitado, pero también somos conscientes de cómo esta información persiste en Internet y de sus consecuencias no deseadas.

NA- ¿Qué tipo de tweets escogéis?

NL- Cuando viajamos para trabajar en este proyecto, por lo general dejamos que Twitter guíe nuestros movimientos, por lo que dependiendo de los lugares que nos atraen, terminamos explorando las ciudades principalmente en función de las ubicaciones de los usuarios. Como resultado, hemos llegado a conocer áreas de las ciudades que los turistas no suelen descubrir, lugares que percibimos que son más auténticos a la vida de las personas que residen allí. Nuestros proyectos anteriores se han centrado en DUMBO en Brooklyn, Eastern Shore of Maryland, el Aeropuerto Internacional de Indianápolis, el área metropolitana de Baltimore/Washington, el estado de Nueva York, el área metropolitana de Atlanta, Saint John en New Brunswick, Palm Desert en California, y Derby en Inglaterra. También hemos hecho interacciones basadas en hashtags, por ejemplo fotografiando cada tweet con una etiqueta de GPS y el hashtag #HowToKeepARelationshipWithMe en la ciudad de Nueva York.

Vemos los mismos patrones en cada ciudad. Hay una gran mayoría de tweets sobre el amor y las relaciones, así como, un subconjunto acerca de la soledad. Hay tweets sobre los trabajos, el trabajar y algunos sobre las condiciones económicas generales. Cada ciudad tiene algo específico para ciertos climas políticos o cultura local, e investigamos esos elementos contextuales cuando los vemos.

Pensamos en ello como una práctica constante basada en donde tenemos que averiguar cómo hacer una fotografía interesante al llegar a la ubicación. Esperamos continuar con esa metodología y trabajar con más hashtags y más ciudades. Nos gustaría llevarlo a lo global, mirar también los contextos culturales no occidentales.

NA- ¿Qué opináis de la privacidad en las relaciones online?

NL- Una gran parte de esto tiene que ver con las ideas de privacidad, y yo estoy seguro que la ley en la Unión Europea son diferentes que en los Estados Unidos, pero la gente suele configurar su dispositivo y a olvidarse del resto. Podrían estar activando su función de ubicación y olvidarse de que su teléfono lo están rastreando en todas partes.

La gente deja un rastro de migajas digitales detrás de ellos, ya sea con o sin intención. Las preguntas con las que nos estamos relacionando son si somos conscientes o no de la información que estamos publicando -haciendo pública- dónde se emite, y así sucesivamente. Hemos examinado una serie de casos en los Estados Unidos en los que se ha robado información a las personas que habían publicado en una red social. También hemos examinado varias historias de miedo acerca de personas que han utilizado fotografías de niños de manera inapropiada.

En ninguno de nuestros trabajos estamos hackeando a nadie. Esta información está a disposición del público, por lo que al tomar estas fotografías podemos concienciar a la gente de lo que está haciendo, y hacer que piensen en sus propios hábitos. Al mismo tiempo, estas tecnologías están cambiando la forma en que nos relacionamos entre sí, y con suerte podría llevar a relaciones más ricas y profundas.

NA- Tomáis las historias que esconden los tweets y las complementáis con imágenes de los lugares en los que los mensajes fueron creados-publicados. ¿Podríamos considerar este proyecto como una interpretación sobre la realidad actual, como una nueva forma de documentar?

Pensamos en ello como un “documental expandido”, que ha estado flotando como un término por algunos años en los círculos de foto-arte. El objetivo de este proyecto es escuchar susurros en los medios de comunicación social y vincularlos a lugares en las comunidades físicas que los originaron. Hay un ruido digital que nos rodea, parloteo invisible, y pasamos el tiempo escuchando todo esto en cada ciudad por la que viajamos. Estas fotografías sirven como un medio para conmemorar estos breves momentos virtuales.

Hacemos un esfuerzo consciente para no incluir a las personas en las fotografías, nuestra intención principal es vincular el lugar con el pensamiento expresado en el post. Twitter tiene más de 500 millones de mensajes al día y nos vemos como archivistas, tirando hacia abajo y preservando un pequeño fragmento de ellos que de lo contrario se perdería a la inmensidad de Internet. Nuestras fotografías anclan el post a un lugar: esto sucedió aquí, alguien sintió esto aquí y esto fue experimentado aquí. De alguna manera, es similar a una placa histórica para una batalla en el lado de la carretera, un marcador que habla a la historia del lugar y de la energía de la localización.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Nerea Arrojería

Palafrugell, 1989) Nos meus anos de estudo de fotografia desenvolvi um interesse apaixonado por seus usos e idiomas. Mais tarde, especializei-me em críticas ao Mestrado em Análise e Gestão da Arte Contemporânea. Atualmente, estou estudando o diploma de História da Arte, e eu sou o editor-chefe da plataforma fotográfica Elpulpo. O meu trabalho centra-se principalmente na escrita e pesquisa da imagem, especificamente, fotográfica.